16 enero 2008

UN JUEGO PELIGROSO


El rey sospechaba algo… vio movimientos raros y no le gustó nada.
En una conversación de alfiles escucho el chimento que andaba rondando por todo el tablero. Montó su caballo y partió al horizonte como para poder digerir lo que estaba pasando y buscar la forma de comprobar o desestimar los murmullos, él no podía dejar pasar esto. Si todos se enteraban, su poder pendería de un hilo y la anarquía sería total… ¡que vergüenza! Su abuelo Idelfonso II derroto en una dificultosa batalla a cara de perro al bárbaro germano Denwel Wrelëk al mando de su caballo y con 2 peones.
Su padre Idelfonso III defendió su imperio desde su torre y con su noble alfil ante el ruso Vladimir Vukovic. Y a este joven rey un pequeño rumor lo estaba dejando en jaque.
Dispuesto a dar pelea reunió a todas sus fichas en lo más alto de la torre para mirar cara a los suyos e identificar al traidor.
Todo el tablero acudió con asombro, bueno… casi todo el reino se presentó.
Grande fue su sorpresa cuando confirmo su sospecha. Al abrir la puerta del altillo encontró a un peón besando a su reina.
La jugada fue mortal e ilegal, pero ya era tarde… el rey colapso y su corazón no aguanto el shock y le produjo jaque mate a su corazón.


Federico Saavedra

2 comentarios:

Federico Saavedra dijo...

...Bueno algun día tenia que volver!!!!
El sol me atrofio las ideas y la pileta me saco las ganas.
Quiero pedir un aplauzo para mi socio que se la bancó solo y la remo como Tom Hanks en "El naufrago" bueno espero que les haya gustado lo que escribi, y sino les gusto agradesco por haberse tomado la molestia de leerlo.
Un abrazo grande y espero que la lluvia de verano traiga ideas nuevas!!!

Gracias

EOR dijo...

Eh Fede... volviste hijo de puta?... me habías dejado solo.
La verdad que me gusto tu texto, no se que andaras leyendo (o fumando), pero el tema es que cambiaste totalmente de frente (y eso que tenes frente... desde chiquito ya).

En fin, no viene al caso... espero que sigas subiendo texto trolin, un abrazo.

Publicar un comentario